domingo, abril 13, 2008

Tu río, mi río, el río… ¿de quién?

Esto del agua alguien lo tendría que explicar de forma y manera que se entienda, porque en caso contrario va a quedar para siempre como un asunto más entre derechas e izquierdas, y el agua, los ríos, es mucho más que eso.

El río Ebro, por ejemplo, el más “español” de todos, discurre por seis comunidades autónomas, sin que eso signifique que pertenece a ninguna de ellas. De toda la cuenca se va alimentando (hasta convertirse en el impresionante Ebro del Delta), tanto de afluentes como de fuentes y manantiales que alcanzan el nivel freático en la cuenca y, formando arroyos, van a alimentar el caudal principal. Es cuestión de la composición de los terrenos, de la mayor o menor dureza, que la corriente de agua discurra por un terreno o por otro. El agua ha ido, durante siglos y siglos, haciendo su surco, salvando dificultades, como si de un ser humano del Paleolítico se tratara, hasta conseguir las corrientes fluviales que conocemos. Todo esto, ya lo sé, se aprendía antes en tercero de Bachiller, ahora no sé cuándo, si es que lo aprenden.

Desde que el hombre se volvió sedentario, se asentaba cerca de los ríos preferentemente, o de manantiales que, al fin y a la postre, eran también parte de ese río. Después la industria relacionada con el agua, se instalaba también cerca del río: lavaderos de lana, batanes, aceñas, centrales hidroeléctricas, huertos…, todavía no existían ni los embalses, ni los trasvases, a no ser que consideremos así a los desvíos hechos para alimentar el caz del molino.

Todo esto tan elemental, se fue complicando con la estupidez del hombre individual y de las administraciones generales, quienes en lugar de organizarse en un a modo de ciudad-estado, fueron trasladándose a sobre ocupar y aglomerarse en espacios irracionales e irrisorios, convirtiendo villorrios o secarrales en ciudades de varios millones de habitantes. Como los rebaños de ovejas, bien agrupaditos, dándose calor por un lado, y mordiéndose por otro para que le dejen sitio.

Y ya todo vino a complicarlo la sociedad del bienestar, dándole a este concepto un contenido, a mi juicio, equivocado, pues no se puede considerar bueno tener una segunda o tercera residencia en urbanizaciones a varios cientos de kilómetros del hogar principal, a donde se accede o se vuelve de ellas en interminables caravanas, con la angustia de que durante esa semana, les van a descerrajar la casa y llevarse lo que en ella hay de valor. Estas segundas o terceras residencias han de ser abastecidas de agua, algunas tienen piscinas particulares, porque las comunes no son cómodas o suficientes, y en la playa, a cinco minutos, se ensucian los pies de arena.

A todo esto, muy resumido, hay que añadir el sector turismo. Tal y como están organizadas las sociedades europeas, esto del turismo no es ninguna broma. En algún sitio he leído que el sector Terciario de la economía española, dedicado al turismo en buena parte, ocupa casi el sesenta por ciento, mientras que el inmobiliario se queda en el seis por ciento, por ejemplo. Al turista hay que cuidarlo, aunque estoy convencida que vendrían igualmente buscando el sol y la playa, sin que por eso haya que construir miles de campos de golf. Recordaré una vez más que este es un juego de pastores –la gurria- y que ellos lo jugaban en mitad del monte, mucho más divertido y estimulante.

Pero así las cosas, supongo que por años y años, volvamos al río de nadie y de todos. Desde mi punto de vista, y espero que desde el de muchos más, el agua que forma los ríos de la Península Ibérica es de todos, considerando a esta península como una unidad geográfica y hasta geológica. Yendo más lejos, el agua de todo el continente europeo, es de todos los que lo habitan. Como un bien escaso y tan necesario como que sin él dejaríamos de existir, el agua no es de nadie y es de todos.

En algunos aspectos, el hombre moderno ha seguido instalando sus industrias junto al agua, cerca de los ríos, y eso, naturalmente, hay que respetarlo, porque ellos lo han hecho bien. Pero una vez cubiertas esas necesidades, no comprendo como alguien puede seguir considerando el río suyo negándose a los trasvases, siempre que sean racionales, primando las necesidades, lo que llaman “agua de boca”, sobre todo.

10 comentarios:

Germán Ortigosa dijo...

Mucha razón lleva Isabel. Habría que añadir que la estupidez humana alcanza, en esta España de nuestros días, el grado superlativo. ¿Para esto sirvió la descentralización del Estado? Muchos de los que acogimos con entusiasmo el Estado de las Autonomías nos hemos vbuelto muy escépticos, cuando no hemos dado frenazo y marcha atrás, viendo que "esto" se ha vuelto un putiferio - a lo que hemos convertido España, "gracias" a su clase política y sus clientes, me refiero- donde no hay visión nacional, sino miras alicortas, propias de aldeanos, y donde cada perro se lame su asunto. Y luego hablan de solidaridad nacional. Vamos, anda. Y eso por hablar del agua. Que si hablamos de Historia, no veas cada autonomía exaltando a su caciquillo local...

Rubén dijo...

¿Habeis oido al de Valencia diciendo que no va a consentir que se lleve agua a Barcelona y no a ellos? Querrán que se mueran de sed. Cuánta razón llevas Germán, nos estamos -se están- convirtiendo en aldeanos cazurros de boina casposa.

Anónimo dijo...

Visto lo visto, "Yo me río, tu te ríes, él se ríe... ¿de quién?" De España y los españoles. Somos el hazmerreír de Europa.

Anónimo dijo...

En que cabeza razonable cabe que cada cual se crea dueño del trozo de río que pasa por su pueblo. Pero es que en España somos asi. De verdad, el hazmerreir de Europa. Se han llevado las cosas a extremos tan absurdos que vamos a acabar mal. Habrá elemento menos de nadie que el agua?

Manuel de Soria dijo...

Cuando se habla del agua se ocultan algunos datos que no suelen tener eco ni en los medios de comunicación. Por ejemplo, no tiene sentido que allá donde más falta el agua, el levante español, se hagan gigantescas urbanizaciones con casas unifamiliares, los adosados, -los chalés de los nuevos ricos- con su jardincito, su piscinita, su campo de golf y otras mariconadas diversas. ( Y esto lo hacen los ayuntamientos que pertenecen a los mismos grupos políticos que luego se tiran los trastos a la cabeza, es un decir).Tampoco se habla de que en muchas de esas tierras se sigue regando con métodos arcaicos -todavía falta mucho goteo-, de que se sigue potenciando el turismo de sol y playa -dile a un turista que ahorre agua,- o de que se pierde mucha porque las conducciones son un desastre. Al fin y al cabo Barcelona sólo quiere agua para beber. ¿Cuántos hectómetros cúbicos se han trasvasado del Tajo a las tierras del levante? Y no precisamente para beber. Eso no quita para que hayamos convertido este país en un reino de taifas, lleno de demagogos y sinvergüenzas a los que, ojo, hemos puesto ahí con nuestros votos. También se suele equivocar el pueblo, y ha de asumir las consecuencias. Por más que nos pese, los políticos son hijos de la sociedad que formamos todos, no son foráneos ni extraterrestres. Pues sí, hemos de ser el hazmerreír de Europa.

Charlie dijo...

ES una lectura muy interesante y diferente me animo mucho ya que tenia un problema que gracias a International Online Pharmacy pude solucionar y este post hizo que me animara mas.

Buy Levitra dijo...

Me gusto mucho leer esta informacion es muy interesante la forma en que vez las cosas.

Sildenafil dijo...

ES un teme muy interesante y tambien creo que esto de los rios se debe aclarar y me gusta la forma en que vez las cosas.

Pharmacy Prescriptions dijo...

Es una lectura interesante y diferente me gustaria conocer un poco mas de este tema y tus puntos de vista.

Buy Viagra Pills dijo...

Gracias por este tema a mi me gustaria leer mas de sus blogs ya que son muy buenos