miércoles, enero 16, 2008

Aznar cabalga de nuevo

El sentido de la oportunidad de Aznar acabará convirtiéndose en proverbial. A menos de dos meses de las elecciones generales, ha decidido restar votos a los populares en Catalunya y Euskadi, como si fueran sobrados de ellos, y también en Galicia. Aunque visto lo sucedido con Ruiz-Gallardón, al Partido Popular le interesa la gente dura, extrema, y a los demás saber dónde están realmente y con quiénes nos jugamos el progreso.

Aznar ha presentado una nueva publicación con el leiv motiv de defender el castellano. Se trata de una serie de ensayos sobre materia lingüística, que próceres de la cultura orgánica del sector más rancio del Partido Popular han escrito, supongo que en un esfuerzo colectivo por apoyar al exlíder a combatir de una vez por todas esas lenguas, esos dialectillos de nada, que hablan los polacos y los separatistas del Norte. Estos intelectuales son, Joan Juaristi (quien ha involucionado de la izquierda a la derecha a la vez que le encargaban direcciones y presidencias y engordaba su bolsillo), Armando de Miguel (colaborador de COPE y mundodigital, está dicho todo) y Valentí Puig (quien otorga a políticos como Lula da Silva la calidad o cualidad de “notas de color”),

A él, a Aznar, le gustaría que en toda España sólo se hablara la lengua del Imperio. Pero qué le vamos a hacer, además del castellano hay otras, tan normalizadas, tan antiguas, tan dignas como la nuestra, y entre ellas están el catalán, el gallego y el euskera. Aznar, líder político al fin, y mal que nos pese a algunos, debería hablarlas y no sólo en la intimidad. Eso se lo agradecerían mucho y con ello ganaría votos. De paso, le otorgaría una facilidad de la que carece para hablar mejor otras, como el inglés, idioma en el que se ha empeñado porque le produce beneficios, mientras que las otras lenguas del Estado sólo le darían un poco de la empatía de la que carece.

Aznar debería saber que en gallego-portugués escribió, en el siglo XIII, Alfonso X el sabio –el de la Escuela de Traductores- sus Cantigas. Que el catalán es el idioma de más de cinco millones de ciudadanos –a quienes él no les tiene ningún respeto- y que esa lengua se habló durante siglos en lo que ahora es Catalunya, Aragón, Andorra –en la actualidad idioma oficial-, Países valencianos, Illes Balears, Córcega, Sicilia, Nápoles, parte de Grecia, Perpinyà, y seguro que me dejo alguno.

Por mucho que José María Aznar se empeñe, no va a conseguir que la gente deje de hablar su lengua. Ya lo intentó antes Franco y sus adláteres, y fracasó. Si ellos no lo consiguieron, con la fuerza de la represión, no lo va a conseguir el líder del PP, en plena democracia, integrados como estamos en Europa y sin miedo a los tanques.

Si el castellano, como él dice, es la lengua de todos, el catalán lo es de todos los catalanes, el euskera de todos los vascos y el gallego de todos los gallegos. Esta es una verdad de perogrullo. Pero él se cree en posesión de la verdad, de la única verdad, como los representantes de la derecha más añeja y trasnochada, y afirma, sin que el bigote se le cantee un milímetro, que plantean problemas de libertad y se convierten en instrumentos de coacción.

El discursito del exlíder en la presentación de esta “obra” se entiende y sobreentiende a la perfección. Son palabras de Aznar, con eso está dicho todo. Pero hay en él una frase despistante, afirma que los gobernantes autonómicos no ofrecen modelos lingüísticos “eficaces y respetuosos con la pluralidad”. ¿Se refiere, tal vez, a que deberían hablarse todas las lenguas menos el catalán y el euskera? ¿Y eso de que se incumple al artículo tres de la Constitución, es una broma, o es un intento de crear confusión entre los menos informados? El artículo tres de la Constitución dice que el castellano es la lengua oficial del Estado, pero que las comunidades que tengan el suyo propio será también oficial en esa comunidad, y añade que las otras lenguas deben ser protegidas por su aportación cultural. Algo así, porque cito de memoria.

Los dioses nos libren para siempre de jovenzuelos pijos reconvertidos en progres de derechas, como aquellos muchachos que se sentaban en Sandor, en la plaza de Francesç Maciá, de Barcelona, cuando todavía estaba dedicada a Calvo Sotelo. Y nos libren también de “intelectuales” orgánicos pendientes sólo de los emolumentos, y nos otorguen, para que el juego sea más limpio y democrático, a una derecha civilizada, sin aznares, zaplanas, aguirres y acebeses.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Cierto, pero Aznar, por muy facha que sea, no deja de tener homólogos que, a modo de espejo, actúan en El País Vasco y Cataluña. Y es que existe un nacionalismo casposo y rancio, heredero del franquismo, pero tan casposo y rancio como el que propugnas ciertos líderes nacionalistas vascos y catalanes. Y hay muchos ejemplos. Desde restaurantes que SÓLO ponen la carta en catalán e inglés, no en castellano, profesores a los que se les "aconseja" que DEBEN hablar en catalán en el recreo. El castellano es el aglutinante de todos los que pisamos la piel de toro, y lengua en expansión, incluso, en EEUU. No nos engañemos, tan reaccionario es el nacionalismo españolista a ultranza, como el vasco y catalán.

Manuel de Soria dijo...

El catalán, el gallego, el euskera, son idiomas que, obviamente, deben conservarse. Forman parte del acervo cultural de estos pueblos, igual que la catedral de Burgos, pongamos por caso, y que nadie, creyente, agnóstico o ateo con un mínimo de cultura y luces propugnaría eliminar. Pero no olvidemos que vascos, catalanes y gallegos tienen la fortuna de ser bilingües y el castellano les abre horizontes no sólo en el resto de España sino en casi toda América, incluido, casi, Estados Unidos. Cerrarse al castellano conllevaría someterse a la cerrazón de cuatro manipuladores catetos. Y ya existen informes de que alumnos de Cataluña están bajando su rendimiento en castellano. Y con un castellano pobre, ¿qué van a hacer? Tendrán que aprender la lengua del imperio -el inglés- digo yo. A ver si ahora resulta que el inglés les es más cercano que el castellano. Las imposiciones -de un signo u otro- son contraproducentes. La coexistencia, todo lo contrario.

Germán Ortigosa dijo...

¿Aznar? ¿No era aquél que decía que Irak tenía armas de destrucción masiva? ¿No era aquel que envió un comunicado a todas las redacciones y enviados extranjeros diciendo -24 horas después- que los del 11M eran los etarras? ¿No era aquel que dijo que por qué él no podía beber alcohol y conducir si le daba la gana? ¿No era aquel que se molestaba cuando retiraban las estatuas de Franco? ¿Aznar? Sí, creo que era él, uno con bigote, sí.

Miguel Maderuelo Ortiz dijo...

Creo que Aznar, a la larga, le va a hacer un flaco favor al PP. Los forofos le seguirán votando, pero los indecisos es posible que terminen por decantarse por otra opción. El no contar con Gallardón y el ala más moderada terminará por pasarle factura. Por cierto, no solo se vive de bipartidismo; más allá del PP y el P¿SOE? hay vida. Si estos representan a las dos españas, de verdad que ambos nos hielan el corazón a muchos españolitos.

Anónimo dijo...

En Catalunya no nos cerramos al castellano, nos empeñamos en que en sitios oficiales i escuelas se hable nuestra lengua para que siga pujante i no se pierda, en sus casas siguen hablando castellano, cuando se relacionan entre ellos también, algunos se sienten bilingües, otros solo catalanoparlantes i otros castellanos i no pasa nada. Para saber lo que pasa con nuestra lengua i como se vive este hecho en Catalunya hay que pasar aquí años o vivir, se vive con toda naturalidad y no se descrimina a nadie.

Anónimo dijo...

Manuel de Soria, no deben conservarse las lenguas como acervo cultural, deben mantenerse vivas. La catedral de Burgos mientras no la tiren permanecerá ahí, las lenguas si no se practican se mueren.

Manuel de Soria dijo...

Obviamente, para que los idiomas se conserven tienen que hablarse y escribirse. Como la catedral de Burgos, forman parte de nuestro acervo cultural. Los ultras o los integristas de distinto signo, propugnarían por arrasar lo mismo las catedrales que algunos idiomas. (Acordaos del trato que el franquismo le dio al euskera y al catalán.)

Anónimo dijo...

Pues, a juzgar por el anónimo que deduzco es catalán, va a llevar razón Manuel de Soria, en que está bajando el castellano entre algunos catalanes. Mira que confundir la "i" latina con la "y" griega. Si comete faltas de ortografía en algo tan sencillo...

Anónimo dijo...

AZNAR, ¿POR QUÉ NO TE CALLAS? Estarías más guapo. Cada vez que abres la boca es para cagarla, con perdón.

Anónimo dijo...

Me gusta más la "i". No soy bilingüe, soy catalanoparlante de la provincia de Lérida. El castellano me lo impusieron en la escuela con reglazos. Ya me gustaría que cualquier castellano que se hubiera encontrado en la misma circunstancia que yo conociera el catalán la mitad de bien que lo hablo, leo y/i escribo.

Anónimo dijo...

Caes en el error tan extendido de considerar a Ruiz Gallardón un procer del progresismo dentro de su partido. Nada mas lejos de la relidad, pero él tiene ilustres amigos en los media que se ocupan de hacerle la propaganda. A Gallardón no le interesa hacer guarderías publicas(hay distritos de Madrid que solo tienen una para 80.000 habitantes)solo le interesan las obras faraonicas para beneficio de los coches. Sube el IBI todos los años en proporciones desorbitadas. gasta una fortuna en propaganda y en luces de navidad y se hace muchas fotos dando abrazos